Publicado: 12 de Octubre de 2017 a las 22:33

El biomagnetismo es una técnica enfocada a promover el equilibrio natural bioenergético de los organismos vivos.


Es la técnica más eficaz que conozco para ayudar a eliminar patógenos (bacterias, virus, hongos y parásitos) de una forma sencilla, natural y segura y de equilibrar órganos y glándulas en disfunción.


Fue descubierta y creada por el Dr. Isaac Goiz Durán y supone un gran paso respecto a lo que se conocía hasta la fecha sobre el uso de imanes, su forma de uso, efectos y su relación con el medio.


En España, actualmente, se están realizando numerosos estudios, entre los que cabe destacar los del DR. Enrique de Miguel, el DR. Jose Luis Bardasano, Director del Departamento de Especialidades Médicas de la Facultad de Medicina de Universidad de Alcalá de Henares y Presidente de la Fundación Europea de Bioelectromagnetismo y Ciencias de la Salud (FEBCC) y el DR. Jose Luis Arranz, en el que demuestran que los Pares Biomagnético tienen un efecto biológico sobre el cuerpo, que modifica significativamente la excitabilidad neuromuscular, es decir, que aumenta la respuesta de las células, mejora su respuesta oxigenativa y equilibra el Ph celular.


Desde el punto de vista naturopático, el componente genético, que puede incluir en la eficacia para mantener el equilibrio del organismo y sobre todo los factores ambientales como son una  alimentación desequilibrada y llena de productos procesados, un estilo de vida sedentario y desconectado de la naturaleza, el estrés, el uso de pesticidas, antibióticos y otros medicamentos que están integrados en la cadena alimentaria, el empleo de sustancias tóxicas o nocivas en las industrias, la contaminación y la electropolución, etc  son cofactores determinantes a la hora de producir todo tipo de desequilibrios en el organismo ya que alteran el medio que el organismo necesita para su normal funcionamiento.


Consideramos que ésta alteración del equilibrio natural del organismo es la llave que abre la puerta a los microorganismos patógenos y el origen de disfunciones en órganos, glándulas y sistemas.


Pues bien, el potencial de hidrógeno, es decir el Ph, es el principal marcador de estas alteraciones. El Ph nos indica si la materia está ganando o cediendo electrones lo que la convierte en un medio ácido o alcalino.


Aplicando campos magnéticos podemos detectar y equilibrar las alteraciones del Ph y por lo tanto devolver al medio su estado óptimo de acidez/alcalinidad.


Una de las características de los imanes es la de que todos los electrones de sus átomos están alineados, ordenados y girando en el mismo sentido. Al aplicarlos en una zona del cuerpo encontramos que los electrones de esa zona se reorganizan y reordenan.


Este fenómeno es fácilmente constatable al observar al microscopio una muestra de sangre y acercarle un imán. Es más, observaremos como el polo positivo fuerza a los electrones a girar en el sentido de las agujas del reloj, aumentando el número de hidrogeniones y por lo tanto su acidez y como al acercar el polo negativo se produce el efecto contrario, disminuye el número de hidrogeniones provocando mayor alcalinidad.


Sabemos que los patógenos necesitan de un medio propicio para su desarrollo. Un patógeno en sí mismo no es nada, solo si el medio es el apropiado puede llegar a desarrollarse, reproducirse y causa un daño biológico. El medio que necesitan para su desarrollo es siempre un ph alterado. Si equilibramos el ph dejamos al patógeno sin su hábitat. En consecuencia no puede subsistir y el cuerpo se encarga del resto.


Es un curso teórico pero sobre todo práctico.  Al finalizar el curso los alumnos son capaces de aplicar exitosamente los pares que se necesiten en cada caso y para cada tipo de alteración.

De una forma más detallada, aprenderás a:

·         rastrear puntos de alteración del ph para aplicar los pares biomagnético que les devuelven el equilibrio.

·         a utilizarlos para equilibrar sistemas, órganos y glándulas.

·         la practica el testaje bioenergético tanto para otras personas como para nosotros mismos.

·         a trabajar a distancia

·         su uso de forma monopolar

·         utilizar los  protocolos de trabajo


Con su aplicación además obtendremos una serie de beneficios adicionales como son:

·         mejoría de la microcirculación,

·         reducción de la inflamación,

·         ayuda a la hora de generar ATP,

·         induce a la relajación,

·         promueven la renovación celular,

·         actúa en trastornos linfáticos,

·         influyen en el sistema nervioso y endocrino,

·         estimulan la actividad mental y tiene un efecto positivo en los procesos neuronales…

Hablaremos de los reservorios, del proceso tumoral, de radicales libres, incluiremos puntos de apoyo y veremos protocolos de intervención DM para todo tipo de afecciones, conoceremos los beneficios del agua polarizada, recomendaremos libros, videos… y sobre todo compartiremos y disfrutaremos aprendiendo a estar más equilibrados y saludables.


Se trata de un curso holístico porque el incluimos:

·         Aplicación de  imanes para el equilibrio emocional mediante técnicas específicas.

·         Aplicación de  imanes  para el balance energético trabajando sobre puntos de meridianos energéticos (puntos de acupuntura).

·         Entenderemos cómo podemos, desde otra perspectiva, considerar a los organismo patógenos como “amigos” que nos están mostrando lo que está en nuestro subconsciente.​



​Solicita el  programa completo, puedes aprender para ayudar,, en Fortalecimiento Vital.

Artículo  de Cristina García para Escuela de Naturopatía Fortalecimiento Vital en Gijón.

Nota de la Dirección: Esta info. es meramente informativa. Ninguna disciplina, método, técnica o consulta de Naturopatía en Fortalecimiento Vital sustituye la visita a su Médico,  siempre consulte con el facultativo. Consideramos la salud de una forma integrativa donde la Naturopatía complementa y mejora la calidad de vida de las personas. Usted no debe abondonar la visita a su Médico, ya que en la Naturopatía  Española no se realizan diagnósticos, ni abarca el área clínica de la salud. Mikel Pérez.​