Escríbenos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

CONTRACTURAS ¿COMO PREVENIRLAS?

¿QUE SON LAS CONTRACTURAS?

Las contracturas musculares son pequeños problemas de salud muy molestos e invalidantes. Suelen aparecer repentinamente, formando una especie de nudos dolorosos en la espalda (casi siempre en esta zona).


Es frecuente que al levantarnos por la mañana, notemos una contractura muscular molesta, ocasionada, en principio, por una mala postura en la cama o por  haber dormido en un sitio inadecuado  Pero ¿qué provoca las contracturas? ¿se pueden prevenir? ¿cómo se deben tratar las contracturas musculares…?



¿QUE PROVOCA LAS CONTRACTURAS?

El mecanismo de defensa natural del cuerpo responde con la rigidez y el dolor para evitar un daño permanente en las fibras que forman el músculo cuando existe un sobreesfuerzo.


Pero...existen numerosas causas aparte del sobreesfuerzo, como pueden ser el estrés y la tensión emocional sostenidas, así como el sedentarismo y la falta de actividad física, o justo lo contrario, la realización de ejercicio demasiado intenso sin calentamiento previo.



¿SE PUEDEN PREVENIR?


Por supuesto: se pueden prevenir

 

de muchas maneras. lo ideal es evitarlas adquiriendo pequeñas rutinas con las que mantener las contracturas musculares a raya.


  • Realizar ejercicios de estiramiento como el Pilates o el yoga pueden ser de gran ayuda para prevenir las contracturas musculares. También el quiromasaje tradicional puede resultar muy beneficioso. 
  • Mejora tu postura, especialmente si permaneces sentado muchas horas. En ese caso, hazlo además en una silla adecuada, y haz pequeños descansos con movimiento cada hora aproximadamente.
  • Come alimentos ricos en potasio como plátanos, albaricoques, patatas, salvado de cereales…
  • Evita el frío en las zonas que suelen contracturarse abrigándolas bien cuando las temperaturas bajen, y siempre al dormir por la noche.

¿CÓMO PODEMOS TRATAR LAS CONTRACTURAS?


Piensa en ese momento en que tienes una contractura muscular en la espalda, por ejemplo, en un costado o en la zona del omoplato. Duele intensamente, y no te permite permanecer erguido en la silla  o descansar en la cama. Esto es lo que puedes hacer por ti mismo…


  • Cesa cualquier actividad física intensa que realices durante unos días.
  • Aplica calor local en la zona, con una almohadilla eléctrica, o mejor aún, con un saco de los que se compran en herbolarios.
  • Masajea (o pide a alguien que lo haga por ti) con algún aceite esencial. Te recomiendo el aceite esencial de romero, porque es el más sencillo de encontrar. Su efecto es analgésico, y sólo está contraindicado durante el embarazo, la lactancia y en niños de menos de 6 años. No es necesario realizar un masaje profesional; simplemente calentar con los movimientos de las manos la zona afectada hasta que se absorba el aceite.
  • Hidrátate correctamente, bebiendo suficiente agua. Come verduras y frutas en abundancia (contienen sales minerales importantes para los músculos).

Una contractura muscular de espalda si se repite con relativa frecuencia, el músculo cada vez quedará contracturado con mayor facilidad. Además, su excesiva inflamación podría comprimir determinadas arterias, reduciendo el riego sanguíneo a la zona. Sus fibras musculares pueden verse calcificadas debido a una alteración prolongada de sus vías metabólicas, limitando la funcionalidad de manera crónica. Pueden, finalmente, verse comprometidas las funciones neurológicas de un nervio.




haz clic para copiar mailmail copiado